La factura electrónica como garantía en líneas de crédito