Turistas permanentes y la violación a la estancia permitida